Lucia Ortutová Q&A

16 enero, 2020

Radicada en Bratislava, Eslovaquia, Lucia Ortutová es arquitecta y diseñadora de interiores. Después de estudiar en la Universidad Técnica Eslovaca, en 2015 creó su propio estudio, Ortuta Architects, junto a su marido, también arquitecto. Ortutová se especializó en el diseño de interiores residenciales, si bien recientemente ha diseñado también espacios comerciales, como el elegante Mirror Bar de Bratislava, equipado con luminarias Vibia.

En esta entrevista, Lucía Ortutová nos habla de sus influencias, su estética, los desafíos a que se enfrentan las mujeres en esta profesión y mucho más.

“Cuando se trabaja con clientes emocionalmente vinculados a un proyecto, es absolutamente necesario dedicarles mucho tiempo y mucha atención, por lo que se debe aprender a escuchar.”

¿Siempre ha estado interesada en el diseño y la arquitectura?

Siempre me ha gustado pintar y dibujar; lo hago desde que estaba en la escuela primaria. Dedicaba todo mi tiempo libre a actividades artísticas. Más tarde, cuando cursaba la escuela secundaria, viajé a Estados Unidos a través de un programa de intercambio. Allí, gracias a mi profesora de arte, descubrí que tenía cierto talento. Ella me animó a participar en concursos de arte y me ayudó a introducirme en el arte en general. Fue entonces cuando empecé a considerar la idea de estudiar arquitectura.

¿Cuáles fueron sus primeras influencias en esta disciplina?

Crecí en un pequeño pueblo del norte de Eslovaquia, por lo que me siento muy cerca de la naturaleza, de los materiales naturales y del trabajo artesanal. Prefiero trabajar con piedra y madera naturales, que combino con materiales de construcción más contemporáneos.

¿Puede hablarnos de su experiencia profesional como mujer?

Cuando se trabaja con clientes emocionalmente vinculados a un proyecto, es absolutamente necesario dedicarles mucho tiempo y mucha atención, por lo que se debe aprender a escuchar. Es la única manera de llegar a entender sus necesidades y deseos. Me gusta pensar que soy bastante buena en eso, y quizá tenga algo que ver el hecho de ser mujer, aunque me parece que no se puede generalizar.

¿A qué desafíos particulares se ha enfrentado?

Ser una arquitecta profesional y madre de dos hijos, al mismo tiempo.

“Igual que las mujeres que trabajan en otros campos, las arquitectas se enfrentan a un gran desafío: ser buenas madres y, al mismo tiempo, asegurarse su éxito profesional. Se puede conseguir, pero requiere mucha autodisciplina, una buena gestión del tiempo.”

Trabajó en varios estudios de arquitectura antes de inaugurar el suyo. ¿Cuál es la diferencia entre trabajar para otros y tener su propio estudio?

Cuando todavía estaba en la universidad, empecé a trabajar en un estudio de arquitectura de renombre. Fue una experiencia fantástica y aprendí mucho de arquitectos con tanta trayectoria. También tuve la oportunidad de entender qué significaba trabajar en equipo con un gran grupo de decoradores, algo que fue muy útil para mí. Más tarde, me di cuenta de que quería estar en contacto directo con el cliente. Por eso empecé mi propio negocio con mi marido. En ese momento, ya tenía hijos, por lo que la posibilidad de convertirme en dueña de mi tiempo resultaba muy importante. Es imposible comparar el hecho de trabajar para otros con hacerlo para ti. Las responsabilidades son muy diferentes, pero poder organizar libremente tu tiempo entre el trabajo y la vida privada no tiene precio.

¿Cree que es más difícil para una mujer defender su visión del diseño y la arquitectura?

Creo que crear y gestionar su propio negocio es tan difícil para un hombre como para una mujer. La única diferencia es que la tarea es un poco más complicada para las mujeres que tienen hijos. Igual que las mujeres que trabajan en otros campos, las arquitectas se enfrentan a un gran desafío: ser buenas madres y, al mismo tiempo, asegurarse su éxito profesional. Se puede conseguir, pero requiere mucha autodisciplina, una buena gestión del tiempo y, en mi caso, gran ayuda por parte de mi marido, que también es arquitecto.

“Como nunca hay el tiempo suficiente para pensar en los proyectos, tenemos que proponer ideas con mucha rapidez, y al final del día, a menudo las mejores ideas son aquellas que han llegado apresuradamente.”

¿En qué campos está especializada, en proyectos residenciales o comerciales?

Durante años me he especializado en el diseño de interiores residenciales. Esto me ha permitido establecer un estrecho vínculo con mis clientes, para quienes he tenido que crear espacios a la medida de sus necesidades de vida, lo que puede resultar difícil cuando los clientes tienen expectativas de decoración muy específicas.

Hace dos años, empecé a trabajar en el diseño interior de espacios comerciales. Los proyectos comerciales tienden a consumir menos tiempo porque los clientes no están emocionalmente tan involucrados como en la decoración de sus casas. Generalmente, en los proyectos comerciales, el arquitecto dispone de más espacio para expresarse y puede crear algo en línea con sus propias preferencias de diseño.

¿Cómo describiría su estética?

Me gustan el diseño y la arquitectura con sentido. Me gusta mantener las cosas simples, limpias, naturales y espirituales.

Ha trabajado para la televisión. ¿Podría hablarnos de esa experiencia?

Trabajo en un programa de televisión llamado Nové Bývanie, donde la gente busca una propiedad para comprar. Soy uno de los arquitectos que crea los proyectos y muestra a los clientes cómo podría ser el interior de la propiedad que decida comprar.

Es muy divertido y muy inspirador porque me ofrece una perspectiva nueva y la oportunidad de trabajar con profesionales muy creativos que trabajan en campos totalmente diferentes. Además, como nunca hay el tiempo suficiente para pensar en los proyectos, tenemos que proponer ideas con mucha rapidez, y al final del día, a menudo las mejores ideas son aquellas que han llegado apresuradamente. Este programa es muy inspirador para los espectadores, también, porque ven cómo trabajamos los arquitectos y los diseñadores de interiores, y lo que se puede hacer con un espacio que, a primera vista, no parece interesante.

¿Cómo es el mundo de la arquitectura y el diseño interior en Eslovaquia hoy en día?

Actualmente está prosperando mucho, especialmente en la parte occidental del país, lo que significa que hay mucho trabajo para los arquitectos. La gente está empezando a darse cuenta de la importancia y el valor del trabajo de los arquitectos y diseñadores de interiores, y confía más en ellos. Evidentemente, esto tiene un efecto positivo en la calidad de los proyectos que se desarrollan. Además, tanto los clientes como los profesionales son ahora más respetuosos con el medio ambiente, lo que ha tenido un gran impacto en la elección de los materiales de construcción y en el enfoque arquitectónico y del diseño en general.

De los próximos proyectos, ¿cuál le entusiasma más?

Estoy muy entusiasmada con nuestro proyecto de Spa y Fitness para el Hotel Carlton de Bratislava. También estamos empezando a rediseñar el restaurante Savoy del Hotel Carlton, un proyecto con un gran potencial en un edificio histórico impresionante.