Conversations: Icrave, NYC

©Renée Joosten from Icrave, NYC

Conversations: Icrave, NYC

7 octubre, 2019

Renée Joosten nació en los Países Bajos, un territorio donde los días llegan a ser muy cortos. De ahí que siempre haya sabido valorar una iluminación eficaz. «Es algo que llevo en los genes», afirma.

Como directora de diseño de iluminación en Icrave, un estudio de diseño con prestigio internacional y sede en Nueva York, Joosten conoce muy bien las innumerables posibilidades que ofrece la iluminación para crear ambientes y atmósferas.

Vibia - The Edit - I Crave
Vibia - The Edit - I Crave

Además, que la sede de Icrave se encuentre en pleno corazón de Manhattan, la ciudad que nunca duerme, representa una fuente constante de inspiración y brinda una magnífica oportunidad a la iluminación creativa.

Vibia - The Edit - I Crave
Vibia - The Edit - I Crave
Vibia - The Edit - I Crave

A diferencia de otras empresas en que los diseñadores de iluminación se incorporan más tarde al proceso, los diseñadores de interiores e iluminación de Icrave trabajan conjuntamente desde el inicio de un proyecto para desarrollar un esquema de diseño coherente.

«Esta colaboración demuestra que la iluminación no es una cuestión secundaria», explica Joosten.

Vibia - The Edit - I Crave
Vibia - The Edit - I Crave

El enfoque de Icrave consiste en examinar un proyecto y determinar cuáles son los objetivos a cumplir. Y es aquí donde la iluminación entra en el proceso.

Según Joosten: «La iluminación es uno de los mejores instrumentos para contar la historia de un espacio. En cierto modo, la iluminación es una especie de personaje; un personaje muy relevante».

Vibia - The Edit - I Crave
Vibia - The Edit - I Crave

Tal como nos dice, la iluminación afecta íntegramente la forma en que percibimos un espacio: «Si disponemos de un espacio grande, podemos incluso reducir su tamaño a través de la iluminación adecuada. Y viceversa. De hecho, con la luz podemos abrir un espacio. La luz es una especie de magia».

«La iluminación debe despertar emociones».

Os invitamos a disfrutar de nuestra conversación con Renée.